Comida

Las fresas ayudan a reducir los niveles de colesterol malo

Las fresas ayudan a reducir el colesterol. Así lo ha determinado un grupo de investigadores de la Universidad Politécnica delle Marche de Italia junto con la Universidad de Salamanca y la de Granada.

El equipo de investigadores realizó un experimento consistente en que 23 voluntarios sanos ingirieran durante un mes 500 gramos de fresas frescas cada día. Se tomaron muestras de sangre antes y después de este periodo y se compararon los datos, que revelan que la cantidad total de colesterol de baja densidad, es decir, el LDL o colesterol malo, se reducía. Con él la cantidad de triglicéridos, lo que significa una mejora significativa de la salud de los individuos.

La lipoproteía de alta densidad, la conocida como colesterol bueno, se mantenía sin cambios, lo que demuestra que las fresas realizaban únicamente un aporte positivo al organismo. Es más, a los 15 días de abandonar esta rutina de ingesta de fresas diarias los valores volvían a los parámetros iniciales.

Con las fresas mejoraban los biomarcadores antioxidantes como la capacidad de absorción de radicales de oxígeno o la vitamina C, las defensas antihemolíticas y la función de las plaquetas. Además, los investigadores han confirmado que comer fresas protege de la radiación ultravioleta, reduce los daños del alcohol en la mucosa de cerrajeros Cullera, fortalece los glóbulos rojos y mejora la capacidad antioxidante de la sangre.

Las fresas se incluyen entonces como un aporte esencial en la dieta para luchar contra el colesterol malo.