Belleza

La lucha en contra de la dermatitis atópica

Es una de las enfermedades más incomodas, que afectan enormemente a los individuos en las edades infantiles, justamente cuando aparece, al momento de ser diagnosticada son muchas las medidas que se deben tomar, y los cambios que se deben hacer.

En ocasiones puede llegar a ser bastante dolorosa, e incluso podría llegar a ser un dolor como si se tratase de una quemada. Es necesario hacer el diagnostico de forma correcta, y llevar a cabo los correctivos que se ameriten con el fin de evitar que la enfermedad avance. Es un padecimiento que se alarga hasta la adolescencia e incluso a cuando se es adulto.

Esta directamente relacionada con otras enfermedades, y se ha determinado que es de carácter hereditario, cuando algunos de los padres ha padecido enfermedades de origen alérgico es muy probable que él bebe pueda sufrir de esta enfermedad.

Los posibles síntomas

Enrojecimiento, inflamación y picor  en distintas zonas de la piel, sobre todo detrás de las rodillas, los brazos y el cuello, ya que se agrava con los cambios de temperaturas bruscos y es el calor cuando más se brota.

Es común que la piel se encuentre muy seca, y es ahí cuando el picor se produce, la piel se inflama y aparecen los eczemas, cuando la situaciones  se agrava estas heridas podrían sangrar y si no se hace algo al respecto hasta se podría adquirir algún tipo de infección en la piel.

Diferentes Dermatitis

Según sea la edad del individuo que padezca las lesiones será el tipo de Dermatitis y serán tratadas de forma distinta, en el caso de los bebes, cuando las lesiones aparecen en esa edad, son comunes en las extremidades del bebe y en principio parecerán que se debe al calor pero justamente cuando avanzan y la erupción se agrava es cuando se debe asistir al especialista y es allí cuando se desarrolle la dermatitis atópica.

Cuando las lesiones aparecen a una edad más avanzada, cuando el niño ya tiene de dos a tres años, es común que las erupciones parezcan en las zonas donde se encuentren pliegues en la piel, el picor aumenta debido a la humedad que se pueda encontrar en esas zonas y es en estas edades en donde el riesgo es mayor porque el niño puede rascarse y con ello afectar aún mucho más la piel produciendo posibles infecciones en ella.

Ahora bien, cuando encontramos a un adulto padeciendo una enfermedad como esta es común que aparezca un engrosamiento en la piel, y simplemente el área en donde se encuentre el brote parece más dura y áspera, aparecen igualmente en los pliegues pero hay personas que la han experimentado en las palmas de las manos y los pies.

Los tratamientos más comunes

Lamentablemente esta es una enfermedad que no se cura pero si se puede controlar con el tratamiento correcto, ya que los síntomas parecen cuando la piel se encuentra más seca, es importante siempre mantener la piel totalmente hidratada, lo primordial es utilizar lociones hidratantes libres de olor o todo tipo de perfumes.

Al momento del brote el especialista indicara los medicamentos necesarios al momento por lo que es importante seguirlos al pie de la letra, y así de esa manera lograr que este ceda. Sin embargo el cuidado debe ser extenso, como ya hemos mencionado las cremas emolientes, varias veces al día si es necesario. La piel no debe ser frotada fuertemente.

Así mismo se debe seguir una dieta balanceada, así como se deben evitar ciertas fibras que generen calor en la piel, como la lana por ejemplo, o las que causen reacciones alérgicas, los detergentes utilizados en el aseo personal deben ser libre de todo perfume o preferiblemente neutros.

Alimentos como los huevos, los cítricos, la soja, el chocolate, las fresas y todos aquellos que contengan colorantes artificiales son los que más hacen daño.