Belleza

Cuidar la salud después de cada comida

En estos días que acontecen, cuidar la salud parece haberse convertido en una de las mayores obsesiones para los ciudadanos de muy diversas latitudes. Expertos, científicos y gurús aparecen de debajo de las piedras para aportar cada uno su teoría o su estudio acerca de un alimento en concreto. Son días en los que la publicidad y la información acaban saturando a la población con mensajes acerca de lo recomendable o perjudicial de unas dietas u otras.

Por ejemplo, uno de los focos de análisis de los que se está hablando en los últimos tiempos reside en el momento posterior a la ingesta de comida. Hay quien dice tener problemas de pesadez de estómago después de alimentarse; otros dicen tener ardores o mala digestión, lo que los insta a buscar remedios.

Los expertos se lanzan a dar consejos sobre lo que no hay que hacer después de comer. Una prueba de ello es la voz de Academy of Nutrition and Dietetics, que establece una serie de consejos muy claros en este sentido. Ingerir agua fría después del almuerzo puede provocar una digestión peor, ya que los alimentos se aglutinan y el proceso se vuelve más atorado.

El hecho de beber té tampoco será positivo; los taninos y polifenoles de esta bebida harán más dificultosa la absorción de hierro de las comidas, por lo que lo más idóneo sería tomar el té al menos una hora más tarde de haber acabado el almuerzo.

Existen otra serie de hábitos y prácticas que, para Academy of Nutrition and Dietetics, pueden ser perjudiciales para el organismo después de haber comido. Hacer ejercicio más de un cuarto de hora con cierta intensidad, fumar inmediatamente después del postre –esto podría provocar úlceras de estómago incluso- o dormir justo a continuación de la comida o darse un baño serán cosas nada recomendables.