Salud

Alergias que también aparecen en invierno

La alergia al polen no es específica únicamente de la primavera. A partir de estos meses comienza la etapa de polinización de las plantas, especialmente de los olivos y las gramíneas. En los últimos años la alergia a este tipo de polen ha aumentado y multiplicado sus efectos, apareciendo súbitamente en personas que nunca habían manifestado síntomas.

Las alergias no solo afectan en primavera, sino que en los meses de invierno también tienen una gran incidencia. Desde mediados de enero hasta finales del mes de marzo se produce la polinización de cupresáceas, especialmente arizónicas. Desde hace años, los niveles de este tipo de polen en el aire se han visto incrementados de tal forma que los efectos secundarios de los alérgicos se han multiplicado. Ya en 2011, Javier Subiza, coordinador del Comité de Aerobiología de la Sociedad Española de Alergología, relataba al diario ABC que en la Comunidad de Madrid había niveles de 1.000 granos de polen de cupresáceas en el aire cuando lo normal es que hubiera 50.

Y, ¿cuáles son los síntomas que afectan al alérgico? Tos, estornudos, picor nasal, lagrimeo e hinchazón de los párpados son los más comunes. Podrían confundirse con un constipado común pero se mantiene en el tiempo, por lo que habría que consultar con un médico. El especialista podrá recomendar los tratamientos más eficaces para deshacerse de estos síntomas más molestos que son cada vez más comunes en la población.